T

T

lunes, 28 de abril de 2014

28-04-2014 Viaje a Riglos (Huesca) 1ª parte escalada vía Zulú Demente Alex, Liñán y Amador.

 El año pasado Alex me comentó de hacer varios viajes para hacer actividades de montaña y entre ellos se encontraba el de ir a escalar a Riglos (Huesca) y quedó en el tintero. Hace dos meses decidimos poner fecha y elegimos finales de abril para llevar a cabo nuestro viaje. Estábamos varios para ir pero al final hemos sido Alex, Liñán y yo los que quedamos para hacer el viaje. La idea era estar tres días pero al final solo han podido ser dos.
  A las 6 de la mañana nos recogía Liñán a Alex y a mí en Ontinyent(Valencia) para hacer el camino hasta Riglos haciendo una parada antes de Zaragoza para tomar un café y unas tostados los dos orcos. La otra en el pueblo que hay antes de Riglos, Ayerbe, para comprar en una panadería tres tortas típicas de la zona llamadas por Alex pan élfico.
 Tras llegar a Riglos e ir al refugio, donde dormiríamos.para decir que ya estábamos por la zona nos preparamos para ir a escalar. El plan de las vías de escalada era de Alex que quería hacer alguna en especial como la Zulú Demente. La idea era escalar el lunes un par de vías de unos 4 o 5 largos fáciles desde el medio día, que era cuando calculamos la llegada, hasta la noche. Alex pensó en las vías "Todo tiene fin" y "José Antonio Sanz" para escalar el primer día pero las ganas nos pudieron y pensamos en hacer los primeros largos de la Zulú Demente y si todo iba bien y Liñán funcionaba seguir hasta la cima y así fue.
El equipo Ciquitroque preparado para escalar con los mallos de fondo.
De izquierda a derecha Alex, Liñán y yo.
 Nuestro objetivo a la vista la visera. Mientras nos preparamos en el aparcamiento  el movimiento era frenético entre escaladores, ciclistas de btt y senderistas. La pared estaba llena de cordadas en la gran cantidad de vías que surcan todos los mallos que con su paso han grabado el recorrido por la roca puliéndola de tal manera que las mas frecuentadas se ven a distancia como les ocurre a la "Fiesta del Bíceps" y a la "Zulú Demente".
 Vista del mallo el Pisón donde se encontraban en la vía "Murciana" nuestro amigo Iván con un compañero.
 Liñán con el pueblo de Riglos de fondo subiendo hacia el pie de vía.
 Las cordadas en la vías como hormigas que recorren el camino hacía el hormiguero. Días después supimos que en la vía "Fiesta del Bíceps" estaban otros amigos y compañeros.
 Los compañeros en una de las reuniones de la "Fiesta del Bíceps".
 Nuestro vía a la espalda esparándonos para pasar una buena tarde de escalada.
 Alex empezando el primer largo de los cinco que hicimos.
 Liñán asegurando a Alex en el primer largo.
 Linán atento a la escalada de Alex y preparado para afrontar un gran reto de escalar por primera vez en Riglos y una vía mítica entre las míticas de escalada de pared. Con sus aportes de que lleva los bastones por si no escala que hace senderismo intenta convencernos de no venir a escalar con nosotros rápidamente le quitamos de la cabeza.
 Mientras la cordada de nuestros amigos y compañeros sigue ascendiendo por la "Fiesta del Bíceps" y como comente antes la linea por donde discurre la vía se ve marcada de blando por el paso de los escaladores.
 Liñán toma contacto con la roca de Riglos por primera vez, esto está en marcha y no se parará en los dos días que estaremos en este lugar tan especial para los escaladores y montañeros.
 Pose para la foto que me hace Alex desde la primera reunión y como Liñán toma de contacto tras diez años que han pasado desde la última vez que escalé aquí.
 Primera reunión en la que las sensaciones son buenas y la tensión parece desaparecer y empezamos a disfrutar.
 Mi turno para escalar de primero el segundo largo y disfrutar de la escalada típica de Riglos con sus bolos y panzas únicos en el mundo.
 Encima de mi el camino a seguir se ve marcado y a le izquierda también la Fiesta del Bíceps.
 Liñán escalando el segundo largo.
 Liñán con Alex detrás siguen ascendiendo metros de esta magnifica vía.
 Liñán llegando a la segunda reunión en la repisa la más cómoda de la vía.
 Alex en el segundo largo.
 Como en cada reunión cambiamos las cuerdas para que el que va escalar de primero se lleve las dos cuerdas de los que acaban de llegar y así que no se líen la cuerdas.
Alex inicia la escalada del tercer largo.
 Alex llegando al techo que flanqueamos por la izquierda del tercer largo.
 Mientras Liñán asegura a Alex aprovecho para hacer fotos a las cordadas que escalan a nuestro lado y grabo algún vídeo. Creo que la cordada de la foto está en la vía "Chinatown" ya que es un tramo en el que coincide con la "Pekintaun" puede que me equivoque ya que no conozco bien la vías pero por las reseñas creo que es esa.
 La cordada de "La Fiesta del Bíceps" continúa ascendiendo y ya está en los últimos largos.
En la travesía de llegada a la tercera reunión y detrás de mi se pueden apreciar varias cordadas.
 Agrupadetes en la tercera reunión.
 Escalo de primero el cuarto largo en el que se disfruta ya de la altura, verticalidad y ya se empieza a notar el desplome.
Liñán en primer término y más abajo Alex.
 Alex.
 Alex en el cuarto largo y dos pies de gato que se han colado en la foto de de Liñán y mio.
 Cuarta reunión colgada y preparados para el largo más desplomado y duro que afronta Alex.
 Alex en un reposo en la buitrera donde aprovecho para hacerle una foto ya que le estoy asegurando yo.
 Liñán comienza el último largo con algo de presión pero que intentamos sea la mínima para que escale tranquilo y con tranquilidad ya que Alex ha ido dejando cintas largas para que podamos acerar en los pasos que veamos más duros.
 Alex en la quinta reunión y Liñan escalando el último largo.
 Alex aprovecha para hacerme una foto en la que se puede ver el recorrido de blanco ya que el agua toca poco la pared y no se limpia.
 Un autorretrato con parte del pueblo de Riglos de fondo.
 Llegada a la última reunión aún quedan unos metros para salir a la cima.
 Últimos metros que escala Liñán asegurado por Alex.
 En la cima el viento sopla y Alex busca refugio.
 Tras felicitarnos de la escalada y el día que levamos hasta el momento nos cambiarnos los pies de gato por las zapatillas y recogemos las cuerdas que aún nos queda la bajada.
Salimos por la parte derecha buscando la senda indicada con pequeños hitos de piedra.
 Alex y Liñan delante.
 Tras llegar al collado tenemos las maravillosas vistas de la parte trasera de los Mallos entre ellos el Pisón a la izquierda y el Fire a la derecha.
Liñán nos fotografía a los tres.
Llegamos al aparcamiento dejando todo el material recogido y preparado para la escalada del día siguiente en la que no tenemos claro todavía lo que haremos ya que Alex a quedado con dos compañeros y amigos de Pamplona que piensan escalar la vía "Directa As Cimas". Aunque Alex mira varias vías para hacer sin llegar a decidirse por ninguna llegamos al refugio a las nueve menos cuarto y nos comentan que pasemos ya a cenar ya que se sirve a las 8 1/2 y eso hacemos. Por la mañana nos habían comentado que habría patatas a la riojana y churrasco que se agradece mucho para recuperar. En el refugio se portaron muy bien con nosotros y como es de suponer con todos los que por el pasan ya que fueron muy amables lo recomiendo para aquellos que visiten la zona.
Liñán repartiendo el primero de los dos platos que tomamos de patatas a la riojana.
 Tras cenar nos quedamos un rato hablando con uno de los guardas y la muchacha que trabaja en el refugio y tomando algo. Tras una charla amena nos subimos a la habitación donde descansaremos para comenzar la siguiente jornada en la que como el viento que lleva a los veleros por el océano nos dejaremos llevar y guiar por Alex para escalar una vía que no teníamos programada pero que disfrutaremos igual. Eso es historia de otro capítulo que contaré en el siguiente reportaje y que creo que vale la pena que sean independientes ya que se lo merece.
 Como siempre mañana más y mejor. Sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario