T

T

lunes, 2 de febrero de 2015

30-03-2014 Espolón del suizo Alamícos Sierra de María (Parque Natural Sierra de María-Los Vélez)

 Hace casi un año de la escalada y este reportaje se quedo en el tintero, fue pasando el tiempo y el olvido casi hace que no la llegará a escribir. Ha llegado ese día para compartir esas escaladas que os hagan participes y algunos lleguen a repetirla sintiendo las sensaciones que tuvimos Nacho y yo al tener esta montaña y sus paredes casi vírgenes, poco visitadas tan cerca de casa y tan poco conocidas.
   Llevaba mucho tiempo con ganas de escalar en la cara note de la Sierra de María en la zona conocida como los Alamícos que se encuentra en la comarca de los Vélez en el Parque Natural de Sierra de María-Los Vélez (Almería). Nacho me lo había comentado muchas veces pero una por otra no encontrábamos el día para ir a escalar en este terreno de aventura. Se inicia la escalada a unos 1800 metros terminado sobre pasados los 2000 el espolón del suizo  es una vía abierta por J. Kurt, Pedro Tamayo y Manolo Freniche en los años 70 del siglo pasado.
Reseña de la vía en la que existen más vías clásicas.
Vista lateral con la reseña de la vía desde la canal de bajada.
Antiguo  croquis con las vías existentes en la pared, la vía que escalamos es la número 1.
Leyenda de las vías del croquis de la foto anterior.
El domingo quedamos a las 8 de la mañana para que me recogiera Nacho en casa de mis padres en Vélez-Rubio para subir al pueblo de María y desde ahí a la zona recreativa de los Alamícos donde dejaríamos el coche en el refugio de montaña que regenta nuestro buenos amigos María Luisa y Rubén "El Carra".
Nacho preparando el material con las paredes al fondo hacia las que tenemos una aproximación de 1 hora mínimo.
Vista desde el refugio de los Alamícos donde dejamos el coche.
Vista de parte de las paredes cara norte de la Sierra de María en las que existen otras.
Vista más cercana.
Tomamos la senda que sale en dirección hacia las paredes y de la cual hay que abandonar tras pasar unos 15 o 20 minutos y tomar hacia la izquierda una senda menos marcada.
La senda llega un momento que desparece y hay que buscar la subida más evidente que queramos hacer ya sea por las barranqueras centrales o más hacia la izquierda y menos pronunciada con más terreno que andar que es la que tomamos nosotros.
Tomando altura desaparecen los arboles y sol queda matorral y monte bajo.
Quedan algunos neveros que se mantienen al no darles el sol y encontrarse en altura por lo que la temperatura es baja.
Nacho.
A pie de pared y del espolón que nos disponemos escalar.
El primer largo lo escala Nacho después de que miremos la reseña varias veces y la pared intentado encontrar algún vestigio, marca o anclaje.
Al final decidimos subir por lo más evidente y fácil. Sube Nacho escalando el primer largo de primero y llega a la primera de las dos reuniones que hay en toda la vía en las que hay algo de material de la primera ascensión.
Nacho en la primera reunión de la vía.
Yo en el primer largo con el valle de María de fondo.
Primera reunión en la que hay dos chapas con spits y que Nacho reforzó con un friend.
Nacho en la primera reunión.
Otra toma de la primera reunión con Hacho asegurándome en el segundo largo de la vía.
En el segundo largo.
Buscando por donde sigue la vía para ir por la zona más fácil o por donde menos bloques sueltos hubiera.
En la segunda reunión en la que se puede ver detrás de mi la canal de bajada cuando se hace cima en la vía y todos lo paredones que hay en la cara norte de la sierra de María con sus corredores y canales que en invierno algunas veces se encuentran nevados de los que se puede disfrutar.
El tercer largo lo escalo yo de primero y monto reunión en la zona mas cómoda ya que no hay nada montado. 
Nacho en el tercer largo tras superar la parte mas vertical llegando a una repisa en la que había montado la tercera reunión.
 Llego a la segunda reunión montada y tercera de la vía en la que hay dos clavos y unos cordinos antiguos.
Nacho en el tercer largo.
Vista desde la cuarta reunión con la canal de bajada y parte de las paredes de la cara norte de la Sierra de María.
Nacho me inmortaliza fotografiando la tercera reunión y la pared vertical que hay que salvar en el cuarto largo en la que concurren las vías que hay en la reseña.
Nacho pegando un vistazo para ver por donde continuar pero está claro que hay que superar la pared vertical donde está la reunión para llegar a la cima que es lo más evidente.
Tercera reunión. 
Vista de la pared vertical que hay que superar del cuarto largo.
Me subo a un picacho que hay detrás de la reunión para mirar mejor la pared por la que tenemos que subir par ver si hay algún anclaje o cordino que no indique por donde sigue la vía pero no se ve nada. Se nota que no es una vía repetida.
Otra toma de del cuarto largo.
Subo de primero el cuarto largo colocando varios fisureros y friends para superar la parte más vertical en la que hay un pequeño techo pero aún tengo que salir hacía la izquierda donde ya puedo colocarme mejor pero no termina el largo ahí ya que hay que seguir subiendo por una fisura bastante sucia de vegetación.
Después de escalar y ya en casa Nacho me comenta que la vía tenía que seguir en este cuarto largo por otra zona más fácil como marca la reseña y no por donde salimos nosotros.
Nacho contento tras superar la zona más difícil de la vía.
He montado la reunión en una punta de roca desde donde podía oír mejor a Nacho y casi verle en la parte final para ayudar y aconsejar por donde subir y que cantos coger.
Sube Nacho escalando el quinto y último largo que hacemos nosotros lo más recto posible luego viendo la reseña parece que ellos salieron más a la derecha. Por la zona que subió Nacho tampoco estaba mal y disfrutamos el último largo.
Nacho en la cima de la pared. 
Nacho contento en la cima.
Yo en la cuarta reunión con la umbría de la Sierra de María de fondo.
Saludando a Nacho tras desmontar la cuarta reunión.
Nacho y yo en la cima de la pared con el alto de la Burrica punto más elevado de la Sierra de María con 2.049 metros de altura de fondo.
Bajamos hacía la izquierda al coronar la cima en busca de la canal que nos llevará cerca de donde comenzamos a escalar.
Canal de bajada.
Nacho en la canal de bajada mirando hacia el lugar donde comenzamos a escalar.
Nacho y yo con la Pared que hemos escalado donde se puede ver en la derecha el inicio del espolón y todo el recorrido hasta el quinto largo donde se ve la pared más vertical, el sexto largo no se ve ya que hay una terraza y otra vez pared.
El refugio de los Alamicos en primer término donde dejamos el coche y comenzamos a andar y donde tenemos que volver.
Viejo pino que puede servir de referencia.
Más paredes de la sierra de María.
 Buen día de escalada clásica y aventura con Nacho fiel amigo con el que disfruto mucho cada vez que bajo a mi pueblo Vélez-Rubio y con el que puedo contar para cualquier actividad que no duda en decir que si. Al no conocer el inicio de la vía ni haber estado nunca por esta zona donde seguro repetiremos otras vías clásicas o corredores cuando la nieve invada la montaña en invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada