T

T

jueves, 14 de agosto de 2014

14-08-2014 Candanchú. Subida a la tuca Blanca.

 Casi un mes volvemos otra vez a Candanchú para acompañar esta vez a Liñán y Miguel que en dos semanas tendrán las pruebas de acceso al curso de montaña de la Guardia Civil. 
 Liñán y Miguel pasan por mi casa  en Tarragona donde paran para comer y tras terminar y sin perder mucho tiempo nos vamos para Candanchú. Quedamos de camino para recoger a Dioni en Monzón y tras un viaje en que no paramos de hablar llegamos a la escuela de montaña C.A.E.M. (Centro de Adiestramientos Específicos de Montaña) donde dormiremos esta noche.
 Por la mañana quedamos también con Adrián. amigo de Dioni. para hacer con nosotros la subida al pico de la Tuca Blanca 2322 metros. La hora prevista las 9 de la mañana pero tenemos 4 grados positivos y decidimos esperar un rato que la temperatura suba un poco saliendo a las 10.
 Hoy lo van ha hacer Liñan y Miguel con el peso previsto para el día de la prueba por lo que llevan 12 kilos en la mochila y con bota de servicio nada de zapatilla de montaña. Nosotros les acompañaremos para animarles y decirles donde poder correr, controlar la respiración, donde recuperar y donde apretar. Liñán conoce la subida de la visita anterior pero Miguel no por lo que hay que ayudarle en ella.
 Liñan delante y detras Miguel con Candanchú de fondo. El último edificio que se ve en la carretera es desde donde hemos salido.
En la puerta del C.A.E.M. todos preparadas para pasar una buena mañana.
De derecha a izquierda Liñán. Miguel. Adrián, Dioni y yo.
Con la Escuela de Montaña de fondo y con la ilusión de Liñán y Miguel puesta en estar en unas semanas en ella aprendiendo.
Liñán (izquierda) y Miguel preparados para comenzar a correr e ir calentando las piernas mientras bajamos para llegar a la gran explanada del aparcamiento de las pistas de esquí de Candanchú desde donde tendrán que iniciar en día de la prueba la salida.
Al fonde se ve la Zapatilla y su tubo tan característico detrás un pequeño pico que es la Tuca Blanca y el mas alto el Aspe. 
Como se nota que estamos en el pirineo al tener los prados verdes en el mes de agosto que en invierno se convertirán con la llegada de la nieve en las pistas de esquí de la estación de Candanchú.
Miguel y Liñán en las primeras rampas de la subida al monte el Tobazo primer escollo para llegar a la Tuca.
Las piernas ya notan el peso y esto solo es el comienzo.
Liñán y Miguel.
Mas tranquilos y relajados suben Dioni y Adrián con el pueblo de Candanchú de fondo.
El paso de Liñán y Miguel es diferente al nuestro por el mismo sitio.
Subiendo el monte Tobazo por la pista de esquí, en invierno, las piedras sueltas y la pendiente hacen que las pulsaciones aumenten y se carguen las piernas.
Dioni y Adrián suben delante de Liñán y Miguel que cogen su ritmo y que nosotros no paramos de animarles para que se esfuercen al máximo y comprueben en cuanto pueden hacer la prueba para que les sirva de referencia para el examen.
Dioni y Adrián se adelantan mientras yo espero a Miguel y Liñán en lo alto del Tobazo. Se aprecia los pocos neveros que quedan en comparación cuando estuvimos hace un mes que la montaña tenía muchos más.
Liñán y Miguel llegan a la cima del Tobazo y ahora pueden aprovechar para correr en la zona llana.
Al fondo a la derecha se ve el pico Aspe.
Dioni y Adrián siguen delante donde se puede ver el pico más alto en la parte central el Aspe y a su derecha más bajo la Tuca Blanca.
La altura se va notando y los metros recorridos.
Liñán.
Poco a poco vamos ganando altura y metros recorridos llegando a la parte final donde nos espera una buena cuesta con un desnivel considerable.
De derecha a izquierda Dioni, Adrián, Liñán y Miguel.
Liñán y Miguel en la rampa más fuerte que les queda para llegar a la Tuca.
Siempre acompañando a Liñán y a Miguel fuimos Dioni, Adrián y yo animándoles para que puedan lograr su sueño de entrar al curso de montaña e intentar terminarlo. 
El único nevero que nos encontramos en el recorrido fue este en esta ocasión sin embargo hace un mes tuvimos que rodear varios.
Últimas curvas y seguimos animando a tope a nuestros amigos.
Esprint final para llegar al lugar donde terminar la prueba y ya se encuentran Dioni y Adrián. Ánimo estos últimos metros gritando que a tope y que el día de la prueba aquí corriendo.
Exhaustos y cansados pero contentos llegan al lugar donde termina la prueba mientras Adrián y Dioni miran con ganas y propósitos de intentarlo ellos el año que viene.
Liñán cambiándose las botas por unas zapatillas de montaña que llevaba en la mochila para bajar mas cómodo.
Una foto de grupo con la cima de la Tuca Blanca de fondo y para abajo que no queremos enfriarnos ya que la niebla nos invade por momentos y el frío se nota.
De izquierda a derecha Miguel, Adrián, Dioni, Liñán y yo.
Sin casi nada más que parar para cambiar las camisetas, beber una barrita y para abajo y como la otra vez subo y bajo los dátiles en la mochila.
Bajamos corriendo pero con tranquilidad que no queremos que se lesione nadie.
Ahora toca disfrutar de la bajada, se le ve en la rampa más dura de subida que ahora hacen rápido.
Dioni y Adrián, en medio se ve el collado de Tortiellas por donde bajaremos en lugar del camino que va por la derecha que es por el que hemos subido.
Bajando por la pista de esquí de Tortiellas donde se ven la sillas y las pilonas de la estación de esquí.
Canchal de bajada en el que les recomiendo tranquilidad y mucho cuidado para evitar una caída o lesión.
Otra vista de la pista de esquí de Tortiellas.
Liñán delante, detrás  Miguel y Adrián.
Llegando a la zona más llana en la que Dioni va delante. luego Adrián y mas atrás Miguel y Liñán.
Llegando al punto de inicio de la subida al Tobazo y lugar de comienzo de la prueba con el aparcamiento de la estación de esquí detrás.
Liñán, Dioni y Adrián en el aparcamiento de la estación de esquí de Candanchú con el monte Tobazo de fondo. Se les ve contentos de la mañana que hemos pasado disfrutando en este lugar.
En la puerta de la Escuela de Montaña con mi gran amigo Álvaro Poyatos. Él cual nos dice que a los 10 minutos de salir para hacer la sabida a la Tuca le ha llamado el compañero Luis Alberto Hernando Alzaga para saber que tiempo hacía por Candanchú para subir a entrenar. Me comenta que a lo mejor se pasa por la escuela y yo le digo que si le puede llamar para que venga ya que me haría ilusión conocerle en persona. No duda ni un momento Álvaro en llamarle y muy amablemente le dice Alberto que se pasa antes de ira a la zona de la estación de esquí de Astún donde va a ir a entrenar.
Luis Alberto Hernando Alzaga tiene en su palmares muchas victorias en carreras de montaña y esquí alpinismo y en esta año 2014 lleva este palmares:
Campeón del mundo de ultradistancia (80km du Mont-Blanc)
3º Copa del mundo. Zegama-Aizkorri
1º Copa del mundo. Transvulcania Platano de Canarias
1º I Denia Montgó Trail
1º Mamova
1º Cronoescalada individual esquí alpinismo. Panticosa (Copa de Aragón)
1º Cronoescalada individual esquí alpinismo XV Memorial del Recuerdo. Cerler
3º Copa de España de esquí de montaña. Sierra nevada
1º Copa de España FEDME, Maratón Vall del Congost
Muy amable, simpático y sobre todo me sorprendió su humildad hablamos durante buen rato con nosotros. Dioni lo conocía ya que se lo había presentado su cuñada, que también es corredora de montaña y muy buena, y se pensaba que no se acordaría de él pero Luis Alberto si se acordó.
Aprovechamos para hacernos unas fotos en la puerta de la escuela con Luis Alberto. 
De izquierda a derecha de pie Luis Alberto, yo, Dioni, Adrián y de rodillas Miguel y Liñá
No todos los días se puede compartir un rato de charla con un campeón con es Luis Alberto.
De izquierda a derecha Luis Alberto, yo, Dioni, Liñán, Adrián y Miguel.
Con el fondo de el monte el Tobazo en primer termino y al fondo derecha La Zapatilla, La Tuca Blanca y el Aspe.
 Buena día el que hemos pasado y ya solo queda esperar a que llegue la semana de las pruebas de acceso.

 Llega la semana de las pruebas y día a día nos va informando Liñán de como van él y Miguel. Como van superando las pruebas que comienzan el lunes 25 de agosto. El miércoles recibe la visita de Dioni pero no pueden estar con él a ser en un lugar cerrado las pruebas de ese día. El jueves por la mañana que es el día de la subida a la Tuca Blanca si que están en el aparcamiento de la estación de esquí Dioni, Adrián y se les suma Germán. Me manda una foto Dioni en la que están los 5 antes de empezar la prueba. Durante la prueba hay un momento en el que aparecen Dioni, Adrián y Germán para animar a Liñán que ha salido el primero y que le da una gran alegría cuando les ve, según me cuenta después cuando hablo por teléfono con él. Mientras sube Dioni me llama y pone el manos libres para que pueda animar a Liñán cosa que hago. 
Liñán durante la prueba de acceso subiendo el primero ya que le ha tocado abrir la prueba y los demás han ido saliendo uno a uno con un minuto de diferencia.
Liñán en la parte dura de la subida del Tobazo.
Dioni con Liñán acompañándolo en la parte final de la prueba.
Dioni con Liñán en los últimos metros.
Liñán cruzando la linea de meta en la que están los compañeros tomando los tiempos.
Los tres magníficos amigos que se han desplazado a Candanchú para subir la Tuca Blanca y animar a Liñán y Miguel .
 Al final consiguieron una plaza Miguel y Liñán para iniciar el curso de montaña de 7 meses 1/2 de duración que ha comenzado el lunes 1 de septiembre y que en distintas fases tendrá su fin en el mes de julio de 2015. Tras muchos meses de entrenamiento los primeros resultados ya se han conseguido al ser una duras pruebas de acceso con muchas personas muy preparadas. Ahora toca aprender, continuar en forma y sobre todo no lesionarse. Les deseo lo mejor y que el próximo mes de julio de 2015 pueda felicitarlos por haber terminado el curso de montaña. Aunque parece lejano el mes de julio de 2015 el tiempo pasa deprisa y sobre todo si uno hace lo que le gusta. Animar a Dioni y a Adrián para que el año que viene sea a ellos los que vayamos a animar y acompañar.
 Mañana más y mejor. Ser Felices.

4 comentarios:

  1. Dioni hay que repetir actividades de montaña y el año que viene esta seguro unas cuantas veces para que preparéis bien la prueba. Saludos ya a entrenar a topo máquina.

    ResponderEliminar
  2. Wapísimo.
    Una vez más me he quedado sin palabras, es difícil expresar todos esos sentimientos que se mezclan y se diluyen en sudor, lágrimas e hipoxia.
    Recuerdo que haciendo la subida a la Tuca, la sensación agria de ir más lento de lo que fui en los entrenes me golpeaba sin piedad. Dioni debía percibirlo porque no paró de animarme ni un segundo. El muy cabrón Re-apareció de la nada después de haberse despedido minutos antes de empezar la carrera con un abrazo y un "suerte máquina", y me dió la primera alegría de un día que nunca olvidaré ni recordaré sin emocionarme.
    Mientras intentaba que el ritmo no decreciera, el dolor y la sensación de debilidad en las piernas no paraba de recordarme que lo suyo sería parar y recuperar un poco. Entonces, en uno de los peores momentos de sufrimiento físico que recuerdo, Dioni lleno de alegría como siempre, empieza a decir cosas que mi aturullado cerebro no alacanza a comprender en ese momento. << "Anímale que te escucha, lo tengo aquí">>.Y entonces suena la voz de ese AMIGO que sabes que no se encuentra en diez vidas reencarnándote a tope. Y esas voces hacen que dejes de sentir el dolor de la piernas, que dejes de echar en falta el oxígeno que disminuye a cada paso, que dejes de pensar en sentarte y abandonar, para sonreir desde la barriga, desde la más rotunda sensación de felicidad.
    Dioni y Amador me gritan que controle la respiración, que sufra, que me esfuerce, que supla la fuerza que le faltan a mis piernas epujando las rodillas con las manos. Pero no dicen nada de qué hacer con las ganas de llorar, tampoco dicen cómo les podré agradecer todo ésto, pero una oposición en la que están gran parte de los Orcos de Cuerpo, no es momento para ponerse "ternico".
    Así que sigo subiendo al límite de mis fuerzas, y cargo conmigo las lágrimas hasta el final del día. Luego llega la llegada, el abrazo de Dioni, la llamada a Amador, a mi madre (porque me subí 195gr de peso extra en forma de móvil, y valió la pena), los compañeros que suben rotos y usan su primera bocanada de aire para felicitar, agardecer y desear suerte.
    Me guardo mil recuerdos de ese día con sus mil emociones.
    Para ser sincero, creo que nunca podré devolverle a ciertas personas todo el bien que me han hecho.
    Millón de gracias Amador Pérez Navarro y Dioni Morales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hemos emocionado Sara y yo con las palabras de agradecimiento de nuestro GRAN AMIGO Liñan.
      De nada Liñán Liñan AMIGO, como tú bien dices, las cosas que se hacen sin esperar nada a cambio porque para eso se hacen a los amigos. Dioni Morales es otro gran AMIGO y te lo ha demostrado como lo eres tú también. Sara Montero Guerra, los peques y yo te deseamos lo mejor y que tu sueño se cumpla. Saludos.

      Eliminar