T

T

jueves, 14 de agosto de 2014

14-08-2014 Candanchú. Subida a la tuca Blanca.

 Casi un mes volvemos otra vez a Candanchú para acompañar esta vez a Liñán y Miguel que en dos semanas tendrán las pruebas de acceso al curso de montaña de la Guardia Civil. 
 Liñán y Miguel pasan por mi casa  en Tarragona donde paran para comer y tras terminar y sin perder mucho tiempo nos vamos para Candanchú. Quedamos de camino para recoger a Dioni en Monzón y tras un viaje en que no paramos de hablar llegamos a la escuela de montaña C.A.E.M. (Centro de Adiestramientos Específicos de Montaña) donde dormiremos esta noche.
 Por la mañana quedamos también con Adrián. amigo de Dioni. para hacer con nosotros la subida al pico de la Tuca Blanca 2322 metros. La hora prevista las 9 de la mañana pero tenemos 4 grados positivos y decidimos esperar un rato que la temperatura suba un poco saliendo a las 10.
 Hoy lo van ha hacer Liñan y Miguel con el peso previsto para el día de la prueba por lo que llevan 12 kilos en la mochila y con bota de servicio nada de zapatilla de montaña. Nosotros les acompañaremos para animarles y decirles donde poder correr, controlar la respiración, donde recuperar y donde apretar. Liñán conoce la subida de la visita anterior pero Miguel no por lo que hay que ayudarle en ella.
 Liñan delante y detras Miguel con Candanchú de fondo. El último edificio que se ve en la carretera es desde donde hemos salido.
En la puerta del C.A.E.M. todos preparadas para pasar una buena mañana.
De derecha a izquierda Liñán. Miguel. Adrián, Dioni y yo.
Con la Escuela de Montaña de fondo y con la ilusión de Liñán y Miguel puesta en estar en unas semanas en ella aprendiendo.
Liñán (izquierda) y Miguel preparados para comenzar a correr e ir calentando las piernas mientras bajamos para llegar a la gran explanada del aparcamiento de las pistas de esquí de Candanchú desde donde tendrán que iniciar en día de la prueba la salida.
Al fonde se ve la Zapatilla y su tubo tan característico detrás un pequeño pico que es la Tuca Blanca y el mas alto el Aspe. 
Como se nota que estamos en el pirineo al tener los prados verdes en el mes de agosto que en invierno se convertirán con la llegada de la nieve en las pistas de esquí de la estación de Candanchú.
Miguel y Liñán en las primeras rampas de la subida al monte el Tobazo primer escollo para llegar a la Tuca.
Las piernas ya notan el peso y esto solo es el comienzo.
Liñán y Miguel.
Mas tranquilos y relajados suben Dioni y Adrián con el pueblo de Candanchú de fondo.
El paso de Liñán y Miguel es diferente al nuestro por el mismo sitio.
Subiendo el monte Tobazo por la pista de esquí, en invierno, las piedras sueltas y la pendiente hacen que las pulsaciones aumenten y se carguen las piernas.
Dioni y Adrián suben delante de Liñán y Miguel que cogen su ritmo y que nosotros no paramos de animarles para que se esfuercen al máximo y comprueben en cuanto pueden hacer la prueba para que les sirva de referencia para el examen.
Dioni y Adrián se adelantan mientras yo espero a Miguel y Liñán en lo alto del Tobazo. Se aprecia los pocos neveros que quedan en comparación cuando estuvimos hace un mes que la montaña tenía muchos más.
Liñán y Miguel llegan a la cima del Tobazo y ahora pueden aprovechar para correr en la zona llana.
Al fondo a la derecha se ve el pico Aspe.
Dioni y Adrián siguen delante donde se puede ver el pico más alto en la parte central el Aspe y a su derecha más bajo la Tuca Blanca.
La altura se va notando y los metros recorridos.
Liñán.
Poco a poco vamos ganando altura y metros recorridos llegando a la parte final donde nos espera una buena cuesta con un desnivel considerable.
De derecha a izquierda Dioni, Adrián, Liñán y Miguel.
Liñán y Miguel en la rampa más fuerte que les queda para llegar a la Tuca.
Siempre acompañando a Liñán y a Miguel fuimos Dioni, Adrián y yo animándoles para que puedan lograr su sueño de entrar al curso de montaña e intentar terminarlo. 
El único nevero que nos encontramos en el recorrido fue este en esta ocasión sin embargo hace un mes tuvimos que rodear varios.
Últimas curvas y seguimos animando a tope a nuestros amigos.
Esprint final para llegar al lugar donde terminar la prueba y ya se encuentran Dioni y Adrián. Ánimo estos últimos metros gritando que a tope y que el día de la prueba aquí corriendo.
Exhaustos y cansados pero contentos llegan al lugar donde termina la prueba mientras Adrián y Dioni miran con ganas y propósitos de intentarlo ellos el año que viene.
Liñán cambiándose las botas por unas zapatillas de montaña que llevaba en la mochila para bajar mas cómodo.
Una foto de grupo con la cima de la Tuca Blanca de fondo y para abajo que no queremos enfriarnos ya que la niebla nos invade por momentos y el frío se nota.
De izquierda a derecha Miguel, Adrián, Dioni, Liñán y yo.
Sin casi nada más que parar para cambiar las camisetas, beber una barrita y para abajo y como la otra vez subo y bajo los dátiles en la mochila.
Bajamos corriendo pero con tranquilidad que no queremos que se lesione nadie.
Ahora toca disfrutar de la bajada, se le ve en la rampa más dura de subida que ahora hacen rápido.
Dioni y Adrián, en medio se ve el collado de Tortiellas por donde bajaremos en lugar del camino que va por la derecha que es por el que hemos subido.
Bajando por la pista de esquí de Tortiellas donde se ven la sillas y las pilonas de la estación de esquí.
Canchal de bajada en el que les recomiendo tranquilidad y mucho cuidado para evitar una caída o lesión.
Otra vista de la pista de esquí de Tortiellas.
Liñán delante, detrás  Miguel y Adrián.
Llegando a la zona más llana en la que Dioni va delante. luego Adrián y mas atrás Miguel y Liñán.
Llegando al punto de inicio de la subida al Tobazo y lugar de comienzo de la prueba con el aparcamiento de la estación de esquí detrás.
Liñán, Dioni y Adrián en el aparcamiento de la estación de esquí de Candanchú con el monte Tobazo de fondo. Se les ve contentos de la mañana que hemos pasado disfrutando en este lugar.
En la puerta de la Escuela de Montaña con mi gran amigo Álvaro Poyatos. Él cual nos dice que a los 10 minutos de salir para hacer la sabida a la Tuca le ha llamado el compañero Luis Alberto Hernando Alzaga para saber que tiempo hacía por Candanchú para subir a entrenar. Me comenta que a lo mejor se pasa por la escuela y yo le digo que si le puede llamar para que venga ya que me haría ilusión conocerle en persona. No duda ni un momento Álvaro en llamarle y muy amablemente le dice Alberto que se pasa antes de ira a la zona de la estación de esquí de Astún donde va a ir a entrenar.
Luis Alberto Hernando Alzaga tiene en su palmares muchas victorias en carreras de montaña y esquí alpinismo y en esta año 2014 lleva este palmares:
Campeón del mundo de ultradistancia (80km du Mont-Blanc)
3º Copa del mundo. Zegama-Aizkorri
1º Copa del mundo. Transvulcania Platano de Canarias
1º I Denia Montgó Trail
1º Mamova
1º Cronoescalada individual esquí alpinismo. Panticosa (Copa de Aragón)
1º Cronoescalada individual esquí alpinismo XV Memorial del Recuerdo. Cerler
3º Copa de España de esquí de montaña. Sierra nevada
1º Copa de España FEDME, Maratón Vall del Congost
Muy amable, simpático y sobre todo me sorprendió su humildad hablamos durante buen rato con nosotros. Dioni lo conocía ya que se lo había presentado su cuñada, que también es corredora de montaña y muy buena, y se pensaba que no se acordaría de él pero Luis Alberto si se acordó.
Aprovechamos para hacernos unas fotos en la puerta de la escuela con Luis Alberto. 
De izquierda a derecha de pie Luis Alberto, yo, Dioni, Adrián y de rodillas Miguel y Liñá
No todos los días se puede compartir un rato de charla con un campeón con es Luis Alberto.
De izquierda a derecha Luis Alberto, yo, Dioni, Liñán, Adrián y Miguel.
Con el fondo de el monte el Tobazo en primer termino y al fondo derecha La Zapatilla, La Tuca Blanca y el Aspe.
 Buena día el que hemos pasado y ya solo queda esperar a que llegue la semana de las pruebas de acceso.

 Llega la semana de las pruebas y día a día nos va informando Liñán de como van él y Miguel. Como van superando las pruebas que comienzan el lunes 25 de agosto. El miércoles recibe la visita de Dioni pero no pueden estar con él a ser en un lugar cerrado las pruebas de ese día. El jueves por la mañana que es el día de la subida a la Tuca Blanca si que están en el aparcamiento de la estación de esquí Dioni, Adrián y se les suma Germán. Me manda una foto Dioni en la que están los 5 antes de empezar la prueba. Durante la prueba hay un momento en el que aparecen Dioni, Adrián y Germán para animar a Liñán que ha salido el primero y que le da una gran alegría cuando les ve, según me cuenta después cuando hablo por teléfono con él. Mientras sube Dioni me llama y pone el manos libres para que pueda animar a Liñán cosa que hago. 
Liñán durante la prueba de acceso subiendo el primero ya que le ha tocado abrir la prueba y los demás han ido saliendo uno a uno con un minuto de diferencia.
Liñán en la parte dura de la subida del Tobazo.
Dioni con Liñán acompañándolo en la parte final de la prueba.
Dioni con Liñán en los últimos metros.
Liñán cruzando la linea de meta en la que están los compañeros tomando los tiempos.
Los tres magníficos amigos que se han desplazado a Candanchú para subir la Tuca Blanca y animar a Liñán y Miguel .
 Al final consiguieron una plaza Miguel y Liñán para iniciar el curso de montaña de 7 meses 1/2 de duración que ha comenzado el lunes 1 de septiembre y que en distintas fases tendrá su fin en el mes de julio de 2015. Tras muchos meses de entrenamiento los primeros resultados ya se han conseguido al ser una duras pruebas de acceso con muchas personas muy preparadas. Ahora toca aprender, continuar en forma y sobre todo no lesionarse. Les deseo lo mejor y que el próximo mes de julio de 2015 pueda felicitarlos por haber terminado el curso de montaña. Aunque parece lejano el mes de julio de 2015 el tiempo pasa deprisa y sobre todo si uno hace lo que le gusta. Animar a Dioni y a Adrián para que el año que viene sea a ellos los que vayamos a animar y acompañar.
 Mañana más y mejor. Ser Felices.

sábado, 2 de agosto de 2014

02-08-2014 Subida Aiguille du Midi escalada arista de los cósmicos y visita. Viaje Pirineos-Alpes 5.

 Nos levantamos a las 5 1/2 de la mañana para intentar coger el primer teleférico que salia a las 6 1/2 y subir a la Aiguille du Midi y hacer la escalada de la arista de los cósmicos.
Reseña de la arista de los cósmicos.
Llegamos a las 6:10 de la mañana a la estación del teleférico donde ya se agolpaban gran cantidad de guías de montaña con sus clientes, montañeros y turistas siendo la mayoría Japoneses.
Preguntamos en ventanilla y nos dicen que el teleférico está cerrado por fuerte viento y que hasta las 8 no se sabrá si lo pondrán en funcionamiento.  
Nos asaltan las dudas pero decidimos esperar a ver que hacen los guías.
A las 7:40 vemos que la taquilla se pone en marcha y hacía allí se van Alex y Santi.
En un momento mientras estamos esperando Jordán me comenta "Ese no es Jordi Tosas" y me voy hacía él para hablar y preguntarle si nos puede decir si estará en condiciones de hacer la arista de los cósmicos en el día de hoy y si el tiempo aguantará.
Muy amable entablamos conversación con él, me reconoce pero no nos conocemos en persona sino por las nuevas tecnologías  y nos explica las condiciones en las que se encuentra la arista de los cósmicos y nos pregunta sobre las actividades que hemos hecho estos días.
Muy atento estamos un rato con él y le pedimos si es posible que nos hagamos unas fotos juntos a las que accede muy gustosamente. Sin perder mucho tiempo nos despedimos y sale Jordi en el primer teleférico con su cliente con el que hará su actividad hoy.
De derecha a izquierda Jordán. Jordi y yo.
Realizamos un cambio de teleférico durante la subida y cuando llegamos a los miradores y puentes ya se encontraban los turistas dispuestos a pasar un día en la alturas gracias al teleférico que sube en menos de 1/2 hora de 1030 a 3842 metros.
Con tranquilidad nos dirigimos al túnel helado desde el cual saldremos de la zona segura para iniciar muestra escalada del día. Durante la subida en el cambio de teleférico la inmensa mayoría de montañeros alpinistas, guías y clientes se preparaban colocándose el material para no perder nada de tiempo. Nosotros decidimos hacerlo con tranquilidad y una vez en el túnel helado nos equipamos.
Preparados en la salida del túnel en la que se está todavía en la zona segura y en la que hay una puerta para salir a una arista que nos llevará al inicio de la arista de los cósmicos. El viento soplaba todavía y en el túnel se notaba más al haber corriente.
Todos los ciquitraques preparados de derecha a izquierda Santi, Alex, Jordán, y yo. 
Alex y Santi son los primeros que salen de nosotros aunque ya han salido todos los que había preparándose. 
En el lugar donde se encuentra la puerta de la que se sale de la zona segura existe un cartel advirtiendo del peligro que supone sobrepasar la puerta o valla.
Andamos un rato y la niebla iba y venía dejándonos  ver unos pocos metros delante de nosotros y siguiendo la huella de los que habían salido delante de nosotros.
Cuando nos dirigíamos al inicio de la arista nos cruzamos con dos alpinistas Asturianos que habían dormido en altura y nos contaban que por la noche el viento era tan fuerte que creían que iban a salir volando con la tienda.
Refugio de los cósmicos en le que se ve a Alex arroba y subiendo detrás a Santi con Jordán.
Nos volvemos a colocar el material para empezar la arista de los cósmicos y Alex con Santi se le puede ver ya en ella.
Foto de Alex que va primero y podemos ver a Santi detrás Jordán y yo con el refugio de los cósmicos al fondo.
Jordán delante de mí y el refugio detrás.
Jordán y la niebla que se hacia más densa no dejándonos ver las vistas tan maravillosas de los Alpes.
Jordán mirando por donde van Alex y Santi.
Alex recogiendo cuerda a Santi y u momento en el que nieva con más intensidad de las varias veces que nos nevó.
Jordán y Santi en el rapel que hay que hacer para continuar.
Monta el rapel Alex y aprovechamos las mismas cuerdas para hacerlo después de Santi, Jordán y yo.
Yo haciendo el rapel.
Seguimos con la arista y llegamos a un muro en el cual hay que poner algún seguro para pasarlo con seguridad y lo hace primero Alex asegurado por Santi.
Último paso antes de llegar a la repisa o terraza donde se encuentra la reunión para asegura al segundo. Seguidos cambiamos y voy yo de primero con Jordán.
Vamos delante Jordán y yo y nos siguen Alex con Santi.
El cielo se va abriendo y nos deja ver la maravillosa estampa del lugar donde nos encontramos.
Alex me inmortaliza.
Alex con la Aiguille du Midi de fondo y el final de nuestra actividad de hoy.
Vista de la placa vertical que hay que escalar y equipar con seguros flotantes en la parte final de la arista. Llegamos Jordán y yo y se encuentran escalando la placa una cordada de tres por lo que esperamos y aprovechamos para hacernos algunas fotos.
Vista de la Aiguille du Midi y de las cordadas que van delante de nosotros escalando.
Con el glaciar del Mont Blanc de fondo.
Ahora con la placa de granito que tenemos que escalar y en la que disfruté metiendo los friends y fisureros por lo agradecida que es esta roca.
Jordán escalando la placa en la que hay ya tallados algunos cantos para los crampones hechos por la gran cantidad de escaladores que han ido pasando por ella.
Turno para escalar la placa de Alex asegurado por Santi.
Alex disfrutando de lo que más le gusta que es escalar y se le ve en la sonrisa en la cara que en cuanto coge cacho se le nota un montón.
Jordán en la repisa de la reunión de la placa con el gran monolito o torreón tan característico de la arista de los cósmicos donde existe una vía de escalada deportiva de 8a a 3700 metros. 
El tramo final te lleva por unas canales estrechas en las que hay que ir con cuidado,
Santi fotografiado por Alex que le asegura el tramo de la canal.
Por encima de Alex y Santi vamos Jordán y yo disfrutando del tramo final con la suerte de que la niebla a desaparecido y nos deja disfrutar del paisaje.
Jordán.
En la parte final de la arista donde se acaba el vertical para pasar andar en horizontal. 
Detrás de Jordán tapado por las nubes se encuentra de izquierda a derecha el Mont Blanc du Tacul y el Mont Maudit, y la cumbre del Mont Blanc
Jordán y yo.
Con la Aiguille du Midi de fondo y detrás de mi el mirador donde hay una escalera por la que subiremos para terminar la actividad montañera de hoy.
Santi preparado para subir por la escalera y detrás de él el final de la arista.
En la plataforma del mirador existe una placa de acero en el suelo para que al salir se pise sobre ella con los crampones y no pisar la madera. 
Una vez terminada la escalada nos encontramos en la seguridad de las instalaciones de la Aiguille du Midi donde podemos ver al fondo a montañeros preparándose para hacer actividad. Mientras estamos esperando a Alex que ha ido al servicio contemplamos como están enseñando a colocarse el material a algunos de los que van a salir ha hacer actividad. Desde colocarse los crampones, como utilizar el piolet,etc, es normal que haya accidentes ya que el teleférico nos da la posibilidad de comenzar la actividad sin haber pasado por el aprendizaje y aclimatación que sería llegar a esta altura sin el.
Terrazas desde las que se puede contemplar el valle con el pueblo de Chamonix-Mont Blanc al fondo.
Hicimos de turistas esperando la cola en la que nos harían unas fotos en el balcón de cristal.
Los cuatro en el balcón de cristal con el glaciar del Mont Blanc detrás.
Volvemos a lugar de partida de la mañana en la que hora podemos ver la arista por la que bajamos ya que la niebla se ha disipado y se ven a los alpinistas que vuelven de hacer su actividad.
Jordán con el cartel  en el que se indica el peligro que supone superar la barrera.
Vistamos los distintos museos que hay en el que en uno de ellos se explica como se construyo el teleférico y todo lo que hay en la Aiguille du Midi.
En este enlace la historia de la construcción del Teleférico.
Después seguimos paseando por las distintas terrazas disfrutando de las vistas privilegiadas.
Arista de los cósmicos.
Arista de los cósmicos parte final en la que se llega al mirador.
Otra vista de la arista que habíamos recorrido por la mañana.
Alpinista regresando por la arista al lugar de partida del que habíamos salido por la mañana.
Otra vista de la Aiguille du Midi.
Los cuatro ciquitraques de izquierda a derecha Jordán, Alex, Santi y yo.
Con el puente mas característico de la Aiguille du Midi que pasaron por haciendo Wingsuit (paracaidismo con alas) que en el vídeo que hay después de la foto lo podéis ver. 

First Ever Wingsuit Flight UNDER Aiguille du Midi Bridge | The Perfect Flight, Ep. 2

Graciosa fue la bajada en las cabinas ya que coincidimos con un grupo de japoneses y de polacos moteros gigantescos. Íbamos con sardinas en lata. los polacos se pusieron en la parte delantera relegando a los japoneses a la parte trasera donde no podían hacer muchas fotos. Cada vez que la cabina pasaba una pilona se balanceaba ayudada por el movimiento que realizaban los polacos que también levantaban las manos haciendo la ola con el gran murmullo de los japoneses.
En la primera cabina de bajada a Chamonix.
Llegando la segunda cabina que nos llevaría a Chamonix.
Tras una ducha y comer algo volvemos a salir para pasear por Chamonix y aprovecho para que me inmortalicen en la famosa fachada de los alpinistas.
Otra toma,
Los números con los nombres de los ilustres montañeros-alpinistas que están pintados en la pared.
La fachada con los números de referencia para localizar a cada personaje.
Los golosos haciendo cola en una heladería.
Fachada donde se encuentra la heladería.
Cuando nos encontrábamos viendo algunas tiendas una tormenta comenzó por lo que tras esperar un rato Alex decidió ir a por mi coche para que no nos mojáramos todos y llegáramos a tiempo a cenar. Se creo una imagen graciosa porque Jordán sentado en el suelo con una botella de vino que Alex había comprado para regalar a un familiar.
El día siguiente era el de vuelta en el que nos vimos envueltos en la salida de vacaciones de la mayoría de los franceses que buscaban la playa. Salimos a las 8 de la mañana. yo llegaba a casa en Tarragona a las 9 de la noche pero a ellos aún le quedaba viaje llegando sobre las 3 de la mañana.
En unos de los peajes de la autopista completamente parados con el motor apagado esperando que se moviera la cola.
Muy buen viaje, gran experiencia la que he compartido con Santi, Jordán y Alex. Aunque no se haya conseguido lo propuesto que era escalar la arista Lion del Cervino o Matterhor vengo muy contento ya que lo importante es disfrutar de lo que mas nos gusta. siempre con seguridad valorando los riesgos que se pueden asumir y sabiendo que la montaña está ahí y se puede volver en otro momento.
 Espero poder repetir en otra ocasión la vista a Alpes que me ha agradado mucho y que mejor compañía que de Alex. Jordán y Santi y como no con algún amigo o compañero con los que seguro podremos coincidir en el futuro.
 Como siempre mañana mas y mejor. Ser felices.